Nuestras fiestas

A través del juego y de los preparativos hacia una fiesta anual se percibe la naturaleza
y se cuida su ambiente apropiado. Las fiestas como tales representan puntos
culminantes dentro del año. Pero tan importante como la fiesta es el tiempo de
preparación, el vivir acercándonos hacia ese día. Normalmente las preparamos
durante tres semanas con los niños. Interiormente con rimas, canciones, rondas y
cuentos; y exteriormente, haciendo decoraciones, trabajos manuales y haciendo pan
o platos especiales, etc.
A través de la correcta celebración de las estaciones del año podemos ayudar al niño
a desarrollar fuerzas que le pertenecerán toda la vida. Gracias a como nosotros
celebramos una fiesta específica en cada estaciÓn, el niño puede vivir profundamente,
aunque inconscientemente, las estaciones del año.