Escuela con orientación en pedagogía Waldorf

VIEJO ABEDUL

Loma Verde - Escobar - Buenos Aires - Argentina

 

Reseña

 

Rodeada de naturaleza y en un maravilloso predio vamos construyendo año a año
nuestra escuela basándonos en la Pedagogía Waldorf, ubicada zona norte dentro de
la localidad de Loma Verde, partido de Escobar.
Nuestro desafío es educar niños dentro de un espacio cuidado, donde se respeten sus
procesos de desarrollo y se le provean herramientas que estimulen la creatividad
teniendo como prioridad el desarrollo de su libre pensamiento, fortaleciendo su sentir y
su voluntad.
“Cuando el niño puede relacionar lo que aprende con sus experiencias, su interés vital
se despierta, su memoria se activa y lo aprendido se vuelve suyo”.

Nuestra Escuela
 

Recibimos niños de nivel inicial desde sus primeros años y nivel primario. Nuestra
tarea se desarrolla en jornada simple, de 8 a 12 horas para el jardín y de 7.50 a 12:15
horas para el nivel primario. Contamos además con una jornada extendida que
funciona a partir de las 12:15 hasta la 15:30 hs, y talleres de movimiento e inglés por la
tarde.
En jardín recibimos niños de 2 a 6 años quienes comparten con sus maestras
actividades diarias, semanales y anuales, marcando el ritmo de cada momento.
En primaria, los niños desarrollan en distintos cursos, además de las actividades
académicas les brindamos clases de música, plástica, gimnasia, huerta, cocina,
labores, carpintería, circo, idioma, campamentos, entre otras.
Mediante nuestro trabajo pedagógico aspiramos a que el niño desarrolle la capacidad
de percibir el mundo, desde el hacer pasando por el sentir, elaborando entonces un
concepto desde su propia experiencia. A esto nos referimos con una educación
vivencial o autoeducación.
Logrando así la adquisición de herramientas aplicables a todos los órdenes de la vida
con el fin de que el niño adquiera un razonamiento lógico, fluidez verbal, capacidad de
observación e investigación, aplicación de procedimientos; Y a su vez logre un
equilibrio emocional, ser responsable, desarrollar valores, virtudes y su propia
autonomía.
En consecuencia, los contenidos curriculares son organizados y establecidos a partir
de una relación armónica entre el desarrollo y el aprendizaje, haciendo confluir la
dinámica interna de la persona con la acción pedagógica directa, integrando los
procesos del desarrollo individual con el aprendizaje de la experiencia humana
culturalmente organizada.
Para hacer esto posible contamos con una participación activa de los padres, ya que
como coeducadores debemos mantener de manera conjunta una coherencia acorde
sobre lo que va aconteciendo en la escuela y el hogar.

Escuela Waldorf Viejo Abedul Loma Verde Escobar Buenos Aires Argentina

El ritmo y la educación Waldorf
 

Gran parte de la Pedagogía Waldorf tiene su base en la Antroposofía y las
investigaciones realizadas por Rudolf Steiner. Sus principios se fundamentan en el
respeto del ritmo evolutivo de cada niño, en el sentido de que se respeta su
individualidad, sus capacidades y sus necesidades, siendo el maestro quien debe
crear la metodología y la didáctica adecuada para cada uno de sus alumnos.

La escuela, tal como la concibe Rudolf Steiner, puede ser un espacio de renovación
social porque una generación aprende de la otra. Él lo expresa así: "La escuela es un
lugar de encuentro entre dos generaciones, que se enseñan mutuamente ... un
espacio de reflexión donde el orden establecido, más que perpetuarse, puede
renovarse, acogiendo a los nuevos impulsos evolutivos de cada nueva generación.”

los Ritmos y el aprendizaje

 

La vida del hombre es rica en ritmos. No solamente juegan un importante papel en
todos los procesos vitales, sino también en los procesos cognoscitivos. Cada cambio
rítmico es al mismo tiempo un proceso de transformación. El ritmo es salud, es vida y
a través de él sanamos nuestro cuerpo. El ritmo es un estado de contrastes y según la
Pedagogía Waldorf el pensamiento y la memoria están dentro de unos ciclos rítmicos.
Los más pequeños tienen una conciencia del tiempo muy distinta a la del adulto. La
introducción del concepto del tiempo se hace poco a poco, mediante el ritmo. Por
ejemplo, el para un niño ‘Ir a Dormir’ tiene un ritmo, como puede ser: Baño – Cena –
Cuento- Dormir.
Por lo que los ritmos bien diferenciados crean vitalidad y fortaleza para el
niño. Digamos que en Waldorf no hay ‘horarios’ sino ritmos diarios, semanales,
mensuales y anuales.
Un armonioso desarrollo del niño mediante el ritmo en las actividades, es como una
respiración, (expansión, contracción), proceso que le da seguridad, quitándole así la
ansiedad que provoca el no saber qué haremos después, ¿el famoso “y ahora que
hacemos?” de todos los niños…
Rudolf Steiner dice: - “El ritmo es algo vivo, es el portador de nuestra salud” … Como
los niños no pueden darse a sí mismos un ritmo, pues dependen del mundo exterior,
es muy importante que los adultos ayudemos conscientemente a conseguir un ritmo
sano. Cuanto más rítmicamente pueda vivir un niño, más sanamente se desarrollará.
Debemos aclarar que ritmo no es rutina, ya que la rutina es siempre lo mismo cada día
y el ritmo contiene una estructura básica en dónde existen pequeños cambios,
teniendo en cuenta también el ritmo semanal y el ritmo anual.
Y considerar también como una parte muy importante en el desarrollo de la vida del
niño el juego libre, ya que que el niño expresa sus sentimientos, desarrolla su
creatividad, asimila y acepta el mundo que le rodea.

 

DIRECCIÓN

Conde 1122 - Loma Verde - Belén de Escobar

Teléfono (Celular-Whatsapp) 152 262 7648

CONTACTO

En que Nivel requiere vacante?
arrow&v

Gracias! Estarás recibiendo una respuesta a la brevedad.